Joyería en porcelana y plata. 

Increíbles piezas en miniatura de cerámica artística en un nuevo concepto de joyería contemporánea que aúnan tradición y modernidad. 

Son piezas únicas hechas a mano ya que no hay dos iguales muy alejadas de la seriación. Las manos son el único motor que ejecuta piezas de líneas finas y toque romántico de gran belleza. Aportando distinción a quien lo lleva.

Es muy importante la versatilidad y la comodidad en estas joyas, es aquí donde se diferencia de otras piezas de joyería contemporánea en cerámica. 

Pues…bien podrían estar en un museo, por su alto nivel artístico, pero están pensadas especialmente para que puedas usarlas en cualquier momento del día y la noche.

La porcelana es un material ligero por tanto se pueden crear piezas de mayor tamaño sin que pesen y a la vez muy resistente.

No se utilizan moldes de colada. Esto ofrece una porcelana más consistente aportando cuerpo a la pieza y una mayor calidad tanto en el material como en el proceso minucioso de elaboración desde el diseño hasta la creación de la pieza. 

En primer lugar, se crea el diseño en su totalidad, posteriormente se realiza la pieza en cerámica, y por último la fase metálica en este caso plata de ley o plata dorada. 

Otra diferenciación es que la parte cerámica es la que cobra mayor importancia en el conjunto de la obra, lejos de ser un simple detalle. Con lo que conlleva en cuanto a dificultad técnica.

Puedes hacerlas aún más auténticas dándole tu propio estilo. El diseño no varía, pero si se pueden personalizar o elegir aquellas tonalidades de color que más guste o el material metálico, pudiendo ser en plata o en oro.

Ambos materiales combinan a la perfección con la luminosidad y delicadeza de la porcelana.